Mi historia

MAMÁ, EMPRESARIA Y NETWORKER

Todo es un proceso y cada avance, requiere de tiempo y acción para que ese proceso sea transformacional

Siempre fui inquieta, mi cabeza no paraba de dibujar, cantar, componer, coser y crear cosas desde niña e ir un poco en contra de lo convencional. Mi mayor crecimiento surge durante mi primer embarazo, a los veinte años. Desde entonces supe que tendría que ser y hacerme de nuevo para abrirme camino en un mundo todavía muy hostil.

 

Comencé trabajando formalmente a esa edad. Había que trabajar, estudiar, mantener una casa y criar; un desafío que me hizo fuerte, tan fuerte que nada ni nadie me podría detener.

 

Durante mis trabajos formales en una minera, una aerolínea y una bodega de vinos, fui siempre muy comprometida y aprendí muchísimo, no sólo sobre las labores mismas, sino a entender, empatizar, socializar y a relacionarme con muchas personas. Estoy muy agradecida de esa etapa.

Sin embargo, tener que dejar a mi hijo horas en el jardín infantil, muchas veces con fiebre para no faltar al trabajo; o el estrés de llegar atrasada porque la "ayuda" no llegaba a tiempo a casa para cuidarlo. El "no estar presente", me hicieron pensar "esto no es para mí."

Al mismo tiempo pensaba que trabajar tantas horas al año tras un escritorio, a cambio de 15 días de vacaciones no era suficiente para mí. Y más aún pensando que tenía que llegar así hasta los 60, según lo que me enseñaron y con una jubilación que no alcanza...

Los desafíos diarios y algunos eventos dolorosas, me hicieron enfocarme en la libertad; lograr un trabajo auto sustentable para no depender de nadie; yo quería y merecía más: libertad para salir, estar con la gente que quiero, un día cualquiera, a cualquier hora, crear, cantar, viajar, ayudar a otros; dar, acompañar, en fin. Tantas experiencias con las que puedo dejar huella.


Pasaron 10 años para que esto se tornara realidad el 2005 en que, junto a mi marido, formamos nuestra primera empresa.

Los primeros 12 años de trabajo como empresaria me dieron toda la experiencia para comprender que tener tu propio negocio no es necesariamente sinónimo de libertad. El trabajo es duro y la responsabilidad, alta. Muchas veces las horas del día se juntan con las de la noche y la semana no termina los viernes. Sin embargo, manejas tu tiempo y tus ingresos y lo más importante: haces lo que te gusta. No todos estamos hechos para emprender; hay personas que prefieren la comodidad del horario de un empleo. Pero también un alto número de personas, está cansada del sistema, de los bajos ingresos y la falta de tiempo. Hoy con 4 hijos, lo entiendo perfectamente.
 

El 2014, el cansancio se apoderó de mí y me vi presa de mi propia actividad. Mi cuerpo me pidió frenar. "La vida no puede estar hecha sólo para pagar cuentas", pensé. Y "no quiero seguir así los próximos 5-10 años...  tiene que haber una mejor manera." Ese año el Network Marketing golpeó a mi puerta. Me asocié a esta Industria en un proyecto que cambió mi vida. Productos que me hicieron sentir bien, aumentar mi energía, regular mi sueño, aumentar mi autoestima y proyectar esa nueva energía en los demás.

Inicialmente, lo tomé como un "plan B", pero pronto comenzó a transformarse en mi primera opción, porque mi experiencia podía ayudar a muchas personas que sentían lo mismo, respecto de un cambio en el ritmo de vida y salud.

Hoy es lo que más amo hacer. Esta actividad me ha regalado una mejor vida en todos los aspectos: libertad, ingresos, relaciones y mucho crecimiento personal.


Todos nos merecemos la vida que queremos; no importa la situación actual en que te encuentres; dónde naciste o las creencias con las que creciste. Tú eres el dueño de tu vida y tienes el poder para cambiarla.

Las creencias que tenemos instaladas muchas veces nos limitan, porque son parte de lo que nos enseñaron, pero la buena noticia, es que éstas se pueden cambiar, si así lo decides y si yo puedo aportar en algo a ese cambio, estaré encantada de hacerlo.

Con mucho cariño

Ale Larenas 

© 2017 by Alejandra Larenas, Empresaria | Networker Profesional | www.alelarenas.com

Todos los derechos reservados, Santiago de Chile

www.alelarenas.jeunesseglobal.com