3 Preguntas que debes hacerte antes de emprender


¿Tienes en tu corazón espacio para crecer?

¡¡¡Estoy súper contenta!!! Estas últimas dos semanas han estado llenas de señales. ¿Te ha pasado que todas las cosas van confabulándose para bien? ¿Y en el orden que necesitabas que llegaran? Bien, eso me está pasando. Y tiene que ver con la vibración; por “encaje de frecuencias”. Fíjate que el mes pasado y éste no han estado fáciles para mí, en distintas áreas. Han sido desordenados, exigentes, desenfocados, en fin. Lo que me ha hecho desconectarme un poco de mi esencia; de mi interior. En eso surgen malos comentarios, pensamientos negativos, reacciones con rabia que se juntan cuando suceden cosas difíciles. Y que te pasan una mala jugada. Me di cuenta que no estaba escuchando mi interior; no estaba recargándome de energía positiva, de luz, de buenas vibras; de amor. Cambié eso y todo comenzó a fluir.

¿Y qué tiene esto que ver con el espacio para crecer? …Es muy simple. En casos de dificultad es fácil preguntarse “por qué a mí”; “por qué de nuevo”; “y ahora esto!” Son las frases que escuchamos de nuestros abuelos, tíos, padres. Pero te has preguntado “qué puedo aprender de esto”? O has dicho, “ahora me siento mejor preparada después de lo que sucedió…”? Cada dificultad, desafío, obstáculo nos ayuda a aprender nuevas habilidades; a entrenarnos en algo que no somos tan expertas, justamente para eso! Para aprender. Si dispusiéramos el corazón a ello, sería completamente diferente la respuesta de nuestro entorno. No se trata de no tomar en cuenta lo difícil o no llorar cuando sentimos hacerlo, sino de enfrentar el problema de manera positiva. Fíjate lo siguiente: el problema es y será el mismo. Tú eres quien lo toma de una u otra manera. Puedes enfrentarlo con alegría, amor, positivismo, inteligencia; o puedes enfrentarlo con rabia, odio, rencor y pesimismo. Entonces te hago la pregunta: ¿cómo crees que se resolverá más rápido el mismo problema? Cuando lo enfrentas con rabia o cuando lo haces con amor y alegría?

El espacio para crecer y avanzar te lo das tú misma. Tú eres dueña de tus pensamientos, sentimientos, palabras, acciones. Y si has pensado en que necesitas un cambio, pregúntate también, “¿cuánto estoy abierta a ese cambio?” Porque todo lo nuevo conlleva desafíos que podrás enfrentar de una u otra manera. Y para emprender y crecer, la forma negativa de ver las cosas no te permitirá avanzar en esa línea. Lo negativo SIEMPRE atrae más cosas negativas. Y al revés, lo positivo SIEMPRE atrae cosas positivas. Por encaje de frecuencias. Según tú decidas estar, es cómo recibirás tu día, tu semana, tu mes, tu vida.

¿Tienes tu corazón abierto al cambio?

Otra tremenda pregunta es ésta. Cuando nuestro corazón está duro, reticente a lo nuevo; se resiste a escuchar y conocer, nada nuevo te puede llegar. Las oportunidades no vienen en bandeja de plata a tocar tu puerta. Tú eres quien las ve, pero sólo cuando tienes el corazón y los sentidos abiertos a escuchar, a aceptar, a incorporar nueva información, conocimientos, aprendizaje. Todo lo conocido no es necesariamente lo correcto. A veces, es sólo lo conocido. Y nos sigue entregando los mismos resultados, una y otra vez. Cuando queremos resultados diferentes, tenemos que idear, buscar otras vías. Otros caminos. Para ello, debes estar abierta al cambio y atenta a recibir lo nuevo.

¿Tienes en tu corazón a la persona más importante: tú?

Cuando yo era una niña y no tan niña, mi abuela me decía: “mijita, primero la madre, después los hijos.” Algo que yo encontraba un poco fuerte y además, contrario a lo que enseñaban en general todas las madres a sus hijos. Pero conforme han pasado los años (y hartos…) He corroborado esa frase una y mil veces. ¡Hasta en los aviones! Lo dicen cuando enseñan a ponerse la mascarilla en caso de emergencia y seguridad. Tú primero, después los niños. Y la razón es simple: si tú no estás bien, no puedes hacer que el resto lo esté. La madre tiene que alimentarse muy bien, sino no tiene nutrientes para alimentar a su bebé; no tiene energía ni defensas para cuidar de los suyos cuando son más grandes. La madre debe sobreponerse primero, porque si ella está emocionalmente estable, los hijos confiarán. La madre es quien primero debe ocuparse de lo que siente, piensa y aprende. Porque si ella siente seguridad, la proyectará a los hijos y a su entorno.

La persona más importante en tu corazón DEBES ser tú. Tú debes aprender y crecer primero, tú debes creer en ti primero, tú debes amarte primero, tú debes alimentar tu alma primero… Si tú estás bien, tu entorno también lo estará. Y cuando estamos bien y vibramos en positivo, lo proyectamos! Y adivina qué atraemos… más cosas en positivo! Por encaje de frecuencias.

Ya lo sabes, hazte estas 3 preguntas cada vez que tengas que tomar una decisión. Y sobre todo, cuando quieras emprender.

Con esto, espero haber aportado un granito más en tu camino hacia la libertad. Recuerda siempre que quieras emprender, evaluar una oportunidad de Network Marketing, a modo de comparación con lo que estás planeando. Tener más alternativas en la mano, te amplían el contexto para una mejor decisión.

Si te gusta este artículo, compártelo! Y si quieres recibir más tips y contenidos de este tipo, suscríbete aquí> , contáctame> o escríbeme> si puedo ayudarte en algo más. Te espero!

Las almas emprendedoras estamos cambiando al mundo!

Ale Larenas

www.alelarenas.com

#trabajadesdecasa #negociodesdeelhogar #Mujer #mamáemprende #plataformaonline #networkmarketing #mujerespoderosas #calidaddevida #empodérate

© 2017 by Alejandra Larenas, Empresaria | Networker Profesional | www.alelarenas.com

Todos los derechos reservados, Santiago de Chile

www.alelarenas.jeunesseglobal.com