Tú eres un canal de transferencia

September 11, 2017

 

Hace algún tiempo pedí ayuda por una red social, a las mamás para que me dieran su opinión sobre los miedos más grandes que habían tenido como madres. Hice dos preguntas en mi perfil de Facebook y en algunos grupos para mujeres, pensando en que tímidamente, sólo algunas responderían. Las preguntas fueron:

 

-¿cuáles son tus mayores miedos como madre?

-¿a cuáles dificultades te has enfrentado como mamá?

 

Se trataba de una investigación personal que necesitaba desarrollar… Pero me sorprendí muchísimo y gratamente porque me encontré con una tremenda reacción y altísimo nivel de respuestas, las cuales aprovecho de agradecer nuevamente, por ser de gran ayuda. Nunca pensé que tendría tal nivel de feedback, así que les estoy infinitamente agradecida.

 

Aún cuando se trataba de los miedos, muchas mamás compartieron públicamente sus experiencias muy del corazón; algunas muy duras. Y, a decir verdad, esto me dio qué pensar… sobre mis propios miedos cuando fui mamá la primera vez y las veces siguientes. La única verdad para cada una de nosotras es que uno no sabe nada. O al menos eso es lo que uno cree. Pero la naturaleza hace su trabajo y el instinto es extraordinario.

 

Me ayudaron a recordar de mis aprehensiones sobre cómo ser una buena mamá, cómo criar, cómo poder estar más, de no fallar, el miedo a no estar cuando les pase algo; los errores que uno comete y todo lo que conlleva ser mamá PARA SIEMPRE. Es el negocio con más riesgo y más importante de tu vida, porque no ves los frutos hasta que tus hijos son papás y mamás, lo cual es cada vez más lejano en nuestra sociedad de hoy.

 

Uniendo todas las respuestas, me quedó muy marcado a niveles preocupantes que el mayor miedo en general de todas las mamás fue el “perder a sus hijos” y el “no poder estar ahí en situaciones difíciles cuando ellos nos necesitan” y la verdad es que no pensaba hacer un artículo de esto, pero tantas respuestas me dieron que pensar y tal vez este blog pueda generarte algún valor, al menos de comunidad. No estás sola.

 

Nunca hablamos de nuestros miedos, sin embargo, todas las mamás del mundo sufrimos miedos por nuestros hijos y por el hecho de estar a cargo de una familia. No sé si te has fijado pero cuando eres mamá, seas casada o no, vivas con tu pareja o no, tienes de igual manera una tremenda responsabilidad. La mamá es la que canaliza toda la energía en el hogar; es la que hace que la “casa” sea “hogar”; es la que hace que las cosas sucedan; la que sea lo que esté sintiendo, lo traspasa a sus hijos, marido y entorno en general. La mujer tiene la capacidad de ser un puente, un canal de transferencia para su familia, tanto de lo bueno, como lo malo. Porque uno expele esa energía que lleva consigo.

 

Cuando uno como mujer, mamá está pasando por momentos difíciles, se traspasa a los hijos, marido y familia; al entorno que vive en ese hogar. Así como cuando la energía es positiva y nos encontramos en un buen momento profesional y personal, contentas, plenas, también la traspasamos a quienes viven y se relacionan con nosotros.

 

Con ese tremendo poder que tenemos las mamás y la cantidad de tareas y responsabilidades diarias que abarcamos, nuestra energía se desgasta, se apaga, se agota. Cada día hay más de un desafío que enfrentar que nos absorbe esa energía. Imagina si producto del cansancio y las tareas difíciles, traspasamos esa energía negativa.

 

Por este motivo, decidí escribir sobre cómo canalizar y equilibrar esa energía. Porque la gastamos durante el día y todos los días. Y necesitamos reponerla de alguna manera.

 

Al igual que un teléfono celular que debes conectarlo a la energía eléctrica cada noche; y, a veces, más de una vez al día, nuestra energía también se termina, se apaga y necesitamos reponerla. Y ese es otro desafío! Encontrar la manera de recargar nuestra energía para seguir siendo un canal positivo para nuestros hijos y familia; libre de miedos y bajones producto de los obstáculos que nos regala la vida diariamente. Porque yo te digo una cosa, los miedos, los vamos a seguir teniendo, porque es parte de nuestro instinto de supervivencia, pero traspasar esos miedos a nuestros hijos, sólo los hará más débiles y poco seguros, a la hora de enfrentarse ellos a los obstáculos que se les presenten. Y es sólo nuestra energía positiva y nuestro ejemplo de actitud frente a las cosas, lo que les dará seguridad y actitud positiva para enfrentar sus propios desafíos.

 

Mientras tú tengas una actitud positiva frente a todo, no importa lo que te esté pasando. Mientras tengas esas ganas de seguir adelante, de llegar a la meta, de conseguir el éxito en las distintas áreas de tu vida; no importa el obstáculo que tengas delante. Eso se traspasa a tus hijos; lo absorben porque lo ven en ti como mamá. Y ésta es una tremenda labor que tenemos las madres; algo que nadie nos ha dicho o enseñado. Lo hacemos por instinto y a veces se nos olvida.

 

Pero si eso lo desarrollas conscientemente todos los días, obtendrás resultados extraordinarios, porque esa recarga de energía diaria de dará más energía positiva para entregar, más energía para resolver mejor, para estar menos cansada; para estar más alegre, más energía para hacer las cosas más rápido, más energía para ayudar; en fin… tus hijos estarán absorbiendo toda esa energía positiva para ellos mismos y sus vivencias diarias.

 

Es increíble lo que puedes lograr, si te lo propones. Como siempre digo, todo comienza desde tus pensamientos: lo que CREES, CREAS. Lo que pones en tu mente, lo tienes en tu mano. Y aquí te voy a dar 6 ideas que puedan ayudarte a tener más energía. Hay mucha bibliografía y videos en youtube para profundizar más, pero comienza con pequeñas acciones diarias en forma constante para que logres resultados impresionantes. Recuerda que todo es un proceso, dale tiempo. Tú creces y tu entorno crece.

 

1.Agradecimiento (1 minuto)

Estamos muy preocupadas de lo que nos falta. Lo que no hemos alcanzado es porque no hemos trabajado lo suficiente para obtenerlo, por lo tanto, debemos seguir dedicándole tiempo. Pero en el intertanto, en nuestra realidad “hoy”, tenemos MUCHO que agradecer! Primero, estás viva y respirando, con salud, tus hijos, el nuevo día, el sol maravilloso y la lluvia que da vida. La gente que te rodea. El que tengas un nuevo desafío, el que hayas obtenido los resultados que querías; el que tengas un nuevo trabajo u oportunidad, en fin. HAY TANTO PARA AGRADECER! Hazlo, porque agradecer trae vibración positiva y eso atrae a gente positiva! Las mamás más religiosas que suelen rezar, pueden agregarlo a sus agradecimientos. Es bueno hacerlo en voz alta, porque así tu subconsciente lo absorbe mejor y lo instala.

 

2.Recárgate con la luz que nos entrega el universo (20 min)

Esto ha sido un cambio radicalmente positivo en mi vida; no tiene que ver con la religión, sino con la energía; y pueden ser complementarias. Hay diferentes técnicas y disciplinas. Si estás interesada, escríbeme para enviarte un audio que te puede ayudar y algunos datos para que aprendas de esta técnica que llegó a mi vida cuando emprendí mi negocio de network marketing el 2014 y que desarrollo hasta el día de hoy.

 

3.Tus 10 mandamientos del éxito (30 segundos)

Elige los tuyos y repítelos todos los días en voz alta. Lo puedes hacer en el auto, en la ducha, cuando cocinas, en fin… pero hazlo! Comienza a entrenar tu mente para lograr lo que quieres; no te preocupes del “cómo”, sino del destino. Aquí un ejemplo:

 

-soy la mejor mamá del mundo

-soy la mejor esposa del mundo

-soy la mejor amiga del mundo

-hoy salgo a comerme el mundo

-hoy es mi día

-soy la mejor en mi trabajo

-ayudo a muchas personas a que se sientan mejor

-soy pura vida y energía positiva

-sueño en GRANDE

-soy más grande que cualquier problema

 

Elige los tuyos!

 

4.Meditación (5 minutos)

Para las personas que prefieren meditar, hay muuuuuchos tipos, pero una vez aprendí una muy simple en un curso online que me encanta porque es especial para principiantes y ultra eficiente. Se puede hacer en cualquier lugar y puede durar desde 1 minuto, hasta 5. Su efecto re energizante es inmediato. Puedes conocerla en este módulo de SoyUnaMujerHolística (http://soyunamujerholistica.com/modulo-4-sept2015/) , un curso muy bueno y gratis que me topé online, especial para nosotras. Básicamente se trata de sentarse en posición, cerrando los ojos y hacer algunas respiraciones. Muy buena!

 

5.Respiración (5 minutos)

Recargarnos a través de la respiración es lo más maravilloso porque es inmediato. Nuestro cuerpo físico necesita de energía vital para recargarse y la energía vital se encuentra en todo lo vivo. Porque todo tiene energía, pero un árbol te aportará más energía vital que una piedra. Párate al lado de un árbol o de algo grande vivo y al exterior. El mar es una tremenda fuente de energía vital, un bosque, un parque. Personalmente, lo hago cuando camino por el parque, como rutina. Se trata de respirar profundo varias veces, manteniendo la respiración y botando el aire por la nariz. Siempre por la nariz, respiras, retienes y botas. Hazlo durante 3 minutos, varias veces seguidas. Una vez vi un curso sobre este tema en biialab, con el profesor experto Jivan Vinod. Se llama “Eleva tu Energía Vital, a través de la respiración”. Búscalo en youtube, es excelente.

 

6.Tu hobby favorito (lo que tardes… trata de que no sea más de 1 hora)

Coincidirás conmigo en que no todo lo que hacemos en el día nos gusta. Más de la mitad de las cosas, las hacemos por obligación y rutina, lo cual es necesario, pero es bueno también incorporar a ella lo que sí amas hacer. Si tienes algún hobby, dedícale unos minutos al día. Si lo amas demasiado, trata de no tardar más de una hora, porque la idea es que sirva para botar el estrés, no para aumentarlo porque te faltó tiempo en otra cosa… Para todo hay que tener cierta disciplina. Por ejemplo, yo amo cantar, es lo que más me gusta en la vida. Entonces, tengo mi guitarra a la vista y todos los días la tomo y canto, aunque sean 2 canciones. El día que compré mi primera guitarra, hace ya 15 años, la traje a la casa y la guardé en su bolso para que no se estropeara y los niños no causaran algún accidente con ella. La cuidaba como “hueso santo” porque la traje de España. La tenía en mi armario en un lugar protegido. Cada vez que quería tocar la guitarra, tenía que subirme a algo para alcanzarla, bajarla, sacarla del bolso, sacar todos los implementos, afinarla y comenzar a tocar. Sólo en eso tardaba como 10 minutos. Entonces no la tocaba tan seguido. No era plan perder ese tiempo cada vez… Entonces, un día decidí comprar un atril y dejarla a la vista en la sala y los niños tendrían que aprender a respetarla y a lo mejor, a tocarla también!

 

Desde ese día, hace ya 6 años, la toco todos los días porque la veo! Y me llama…. Aunque sean dos canciones. Si hay invitados, todos quieren música, ahora mis niños se ven inclinados hacia aprender. Todo bueno. Dedicarle unos minutos diarios a tu hobby te recarga de energía también.

 

Bueno y seguro, hay cientos de otras maneras para recargar tu energía. Si se te ocurre alguna y la quieres compartir, deja tu comentario! Todo en pro de mamás más felices, plenas y exitosas.

 

Si sumas estas 6 actividades, no te tomará más de 1 hora al día! pero vas a ser mucho más productiva y más feliz. Lo importante es que no olvides recargar tu energía diariamente, encuentra lo que se acomode a ti y a tu rutina diaria.

 

Como siempre, espero haber aportado un granito de arena a tu vida. Si te gusta este artículo, compártelo! Y si quieres recibir más tips y contenidos de este tipo, suscríbete aquí> , contáctame> escríbeme> si puedo ayudarte en algo más. Te espero!

 

Que tengas un día extraordinario.

 

Alejandra Larenas

www.alelarenas.com