Vive la vida que tú quieres en 3 pasos

November 29, 2017

 

Todavía no quiero hacer el recuento del año, pero… tengo que decir que me ha tocado estar en muchas partes el 2017. He tenido la dicha y bendición de conocer a cientos de personas; algunas increíbles! De compartir mesas abundantes de alegría, amor, respeto por el otro. He vivido experiencias fantásticas con elefantes en Tailandia y camellos en Dubai; alegrías que te llenan el corazón; sueños cumplidos de muchas personas y mujeres poderosas; socios, equipo, etc.

 

¿¡Cómo no voy a amar lo que hago!? Si es increíble.

 

La gente me pregunta: ¿a qué hora trabajas? Y yo me río. Piensan que no trabajo, jajajaja. Lo entretenido es que ese es mi trabajo, viajar, conocer personas, hacer contactos, ayudar a otros a cumplir sus metas y enseñarles a ellos a hacer lo mismo. Y eso se puede hacer en cualquier parte del mundo. Sólo necesito mi teléfono móvil y ser buena para conectar con personas.

 

Trabajar de manera independiente es lejos lo mejor. Pero construir un negocio de libertad, es otra cosa. Es como ir recorriendo un camino paralelo al que nos enseñaron. Sin miedos, con mucho crecimiento personal, con amor al prójimo, ayudar para recibir. O sea, al revés.

 

Te has fijado que cuando crecemos nos dicen que debemos ser cerrados, no hablar con personas desconocidas; no confiar en nadie, proteger tu trabajo al máximo para que no te lo quiten; trabajar en un lugar donde tengas el máximo beneficio por hacer el mínimo? Y así, suma y sigue. Todo lo contrario a lo que debemos hacer para emprender un negocio hoy.

 

Este es el mundo de las redes, de la información, de la conexión. Nada más el domingo estuve en un paseo de curso de uno de mis hijos y una especialista en RRHH me comentaba que ella ya no creía en empresas con miles de beneficios para los trabajadores. Porque eso los hace cómodos, poco productivos. Lo que su compañía y ella promueven son actividades enfocadas al saber hacer, al ser y al crecer.

 

Un gran empresario y motivador de todos los tiempos, Jim Rohn, decía siempre: “trabaja más duro en ti que en tu trabajo”; “la educación de dará una manera de ganarte la vida; la auto educación te hará ganar una fortuna.”

 

Siento que de alguna manera, ella tiene razón. Hemos creado una sociedad cómoda, donde las personas quieren ganar mucho haciendo poco. Donde está de moda emprender, pero pocos se paran de su asiento para hacer lo que haga falta hacer; para meter las manos al barro. Pocos están dispuestos a pagar el precio del emprendedor. Ayer escuché una conferencia en youtube sobre libertad financiera y el profesor preguntaba: “¿cuánto creen que puede tardar una persona en ganar dinero mientras duerme? Es decir, en tener libertad financiera?” Y un par de alumnos contestaron: uno dijo “un año” y el otro, “un mes”. El profesor no se rio, porque seguramente le han contestado más de una vez lo mismo, pero vi su cara de “pobres tipos”. Y luego contestó: “entre siete y diez años.” Se produjo un silencio en la sala.

 

No es un camino fácil el de emprender! Ni mucho menos… pero te juro que vale la pena. La libertad, tu tiempo, tus experiencias de vida, valen la pena.

 

Las personas leen libros de éxito y asisten a cursos pensando en que van a recibir una varita mágica para hacer dinero y la verdad es que el éxito está lejos de ser eso. Pero hay un camino de libertad que debes al menos saber que existe. El Network Marketing en ese sentido es lo mejor que me ha pasado en la vida y por eso me siento entusiasmada y motivada al hablar de él y presentarlo como alternativa a personas que buscan algo diferente y lucrativo para manejar su tiempo y su experiencia de vida.

 

Me vienen a la mente algunas frases de personas que tenían miedo de emprender y coartaban los sueños de los hijos y sobrinos. Decían cosas como: “tiene que acomodarse a lo que tiene”; “no hay motivos para estar contentos”; “no podemos salir; no hay dinero”; “no trate de hacer las cosas diferentes, si a cada uno le toca lo que le toca”…

 

Es muy al contrario de lo que he podido experimentar. Si uno le hiciera caso a esas frases, estaría en un hoyo, frustrado, negativo, triste, desmotivado. Sin un propósito para vivir. Y te aseguro, la vida no es eso! No tendría ningún sentido.

 

Por eso yo te pregunto: ¿cómo quieres que te recuerden tus hijos? ¿tus seres queridos?

 

Quieres que te tengan en su memoria como una mamá o persona que se quejaba por todo? Que nunca tenía tiempo de nada?; que cada cosa que decía era negativa? Que cada desafío lo veía como un problema? O preferirías que dijeran: era lo máximo! Siempre alegre, contenta, no le importaba lo que sucediera, siempre había un espacio para mí y mis amigos. Siempre me apoyó en mis ideas y pequeños negocios; en fin.

 

Personalmente, prefiero la segunda. Las experiencias son lo único que podemos darles a nuestros hijos. La casa donde viven, la ropa, el auto, son importantes, pero no quedan en su memoria. En ella quedan las sensaciones que experimentaron, los viajes que vivieron contigo, las equivocaciones que cometieron y cómo crecieron con ellas, tus risas, tus sueños, tu forma de empujarlos adelante y apoyarlos. Eso queda en la retina de todos nosotros.

 

Por eso, si vas a emprender, a formar parte de mi equipo, quiero darte 3 pasos para vivir la vida que quieres y no la que te dicen que hay que tener:

 

1.Lo primero es CREER.

La magia de todo está en creer. Creer en ti; en tus habilidades y fortalezas; en tu experiencia; en tus sueños y tu capacidad de hacerlos realidad. En tu trabajo. Creer en el proyecto que estás, las grandes ventajas de ser independiente y libre. Cerrar los ojos y verte en ese lugar que tanto quieres estar. Visualizarte en ese estado de máxima felicidad. Suéñalo, piénsalo, huélelo, tócalo. Hazlo tuyo! Desde antes. Desde ahora mismo! Creer es la base de todo.

 

 

2.ACTITUD

Mientras más crees en tu sueño y en tu capacidad de lograrlo, mejor actitud proyectas. Y la actitud se percibe por los poros. Te has fijado cuando estás en un salón de un matrimonio (boda); todos sentados en sus mesas, hay personas que van y vienen. Y de repente, entra una persona y todos se giran a mirarla. Eso es actitud. La gente se siente atraída hacia las personas con actitud. Te da un magnetismo especial que hace que las personas se acerquen o estén contigo. Cuando tienes una buena actitud, los problemas y desafíos te resbalan; se hacen pequeños; no son un obstáculo para seguir adelante. Por eso la Actitud está dentro de las prioridades que debe tener un emprendedor.

 

3.ACCIÓN

Y cuando se trata de vivir la vida que soñamos, es justamente la acción la que nos llevará a los resultados. Se trata de llevar a cabo pequeñas acciones diarias, de manera extraordinaria y sin parar. El resultado es impresionante. La mayoría de las veces, las personas piensan hacia atrás y dicen: ”cuando comencé, jamás me imaginé que llegaría a tener estos resultados…”

 

Una cosa lleva a la otra y si eres perseverante, ya sea en Network Marketing o en cualquier negocio, tus resultados serán increíbles.

 

 

 

 

Como siempre, espero haber aportado un granito de arena a tu vida. Si te gusta este artículo, compártelo! Y si quieres recibir más tips y contenidos de este tipo, suscríbete aquí>

 

Contáctame> escríbeme> si puedo ayudarte en algo más.

 

Que tengas una semana extraordinaria!