No voy a desearte una feliz Navidad

December 14, 2017

 

Cada año en esta fecha comienza el “recuento” de cuánto hicimos, lo que logramos, nuestras metas no cumplidas y llegamos a fin de año diciendo: “pasó otro año” Pero en el fondo, pensando “no hice nada nuevo.”

 

Esa expresión (“pasó otro año”) puede tener una connotación de alivio, de sufrimiento, de alegría, de gratitud, en fin. Todo depende de cómo pasaste este año. Claramente, las circunstancias y vivencias son diferentes en cada persona y por lo tanto, la interpretación de ellas también cambia. Al menos, eso creemos.

 

Pero yo pienso diferente… La verdad es que a todos nos pasan las mismas cosas. Quienes tenemos hijos, vamos a dejarlos al colegio, tenemos que pagar su mensualidad, el que va a la universidad tiene las herramientas para arreglárselas y solucionar sus temas más o menos solo; quienes tienen padres enfermos, tienen que preocuparse a diario. Quienes tienen una enfermedad, deben lidiar con ella y sus tratamientos. En fin, todos trabajamos para solventar esos objetivos que son parte de nuestra vida cotidiana. O sea, más o menos, a todos nos pasan las mismas cosas. Ni hablar de los compromisos mensuales, traslados, comer, cumpleaños… La ecuación es la misma: te levantas cada mañana a “producir” para pagar las cuentas de todo esto que estamos hablando. Sin pensar mucho más en nada. Sin proyectarte en nada y sin planificar si en los próximos 5 años quieres estar igual. Unos años te quejas más que otros del gobierno y de cómo afectan en tu bolsillo las decisiones que éste toma. Etc…

 

Como ves, las situaciones y circunstancias son más o menos parecidas, pero el cómo las interpretamos y las decisiones que tomamos respecto de ellas es lo que hace la diferencia. Te has puesto a pensar que si estás preocupado de las decisiones del gobierno, de tu jefe, de la empresa para la cual trabajas; tus circunstancias van a estar siempre navegando según ellas?

 

Porque estoy de acuerdo contigo, en que todo lo que te pasa, te pasa. Es efectivo que te sucede. Pero lo que estoy diciendo es otra cosa… y es que tú tienes el poder de decidir lo que te pasa. La única verdad de todo, es que tendremos desafíos a diario. Y la única persona capaz de cambiar los resultados de tu vida, según cada desafío, eres tú.

 

Por eso este mes de diciembre, no voy a desearte una feliz Navidad, porque la navidad siempre es feliz. Celebramos al más grande de los grandes: Jesús. Pero, ¿qué es lo que celebramos? Su nacimiento.

 

¿Y qué tal si te digo que Navidad es sinónimo de nacimiento? Cada celebramos a Jesús, pero lo más increíble de todo es que cada año tenemos la oportunidad de renacer nosotros mismos! Cambiar nuestra realidad, ser mejores personas, ser más generosos, colaborativos, impactar positivamente  a más personas! Mejorar nuestra calidad de vida; la de nuestros hijos, viajar, vivir en un entorno mejor! ¿Pero cuánto hacemos por renacer?

 

A eso quiero invitarte este año: a RENACER. Lo que no hiciste, ya no lo hiciste. Lo que pasó este año, ya no lo cambiarás, los resultados positivos que tuviste, ya fueron; hay que ir por otros! Te invito a pensar en qué harás desde el 26 de diciembre de 2017, hasta el 25 de diciembre de 2018 para renacer. Qué acciones tomarás diariamente para generar ese cambio que tanto quieres en tu vida. Ya sea en tus relaciones, tu cuerpo físico; en tu espiritualidad, en tu economía, en tu desarrollo personal. Sólo hace falta un cambio del 1% al día. Pero tienes que tenerlo claro. Los grandes deportistas del mundo son grandes no por sus habilidades, sino por su enfoque, entrenamiento y perseverancia. Son sólo dos milímetros de diferencia, pero que hacen TODA la diferencia en los resultados.

 

Ante todo, relájate, pasa un mes feliz, sin acelerarte, sin palabras feas a los demás, sin tocar la bocina del auto, sin apurar a los otros. Relájate y disfruta; que tu entorno lo note y haga lo mismo. SONRÍE para que todo fluya y de devuelvan la sonrisa.

 

Estamos construyendo un mundo mejor!! Aporta tu granito!

 

Ah!, y por cierto…  Feliz Navidad!!

 

 

 

Sigue adelante! Comparte este artículo con tus amigas y amigos que quieran emprender.

 

 

 

Como siempre, espero haber aportado un granito de arena a tu vida. Y si quieres recibir más tips y contenidos de este tipo, suscríbete aquí>

 

Contáctame> escríbeme> si puedo ayudarte en algo más.

 

Que tengas una semana extraordinaria!

 

Alejandra Larenas

www.alelarenas.com

Share on Facebook
Share on Twitter