¿Por qué es tan importante celebrarse? Aquí 3 motivos que te invitarán a celebrarte por cada nuevo logro!

September 23, 2019

 

La palabra "celebrar" significa aplaudir o alabar a una persona o cosa. Y si miramos los tipos de "celebración" que conocemos, normalmente asociados a fechas importantes religiosas o sociales, generalmente el festejar o celebrar, se conecta directamente con la recompensa, el regalo, el placer.

 

Por lo tanto, si una recompensa viene de una motivación, estimulación o previo sacrificio, se transformará en un "disparador" para que cada vez que yo haga o tenga cierta conducta, se torne un premio. Si este disparador se repite una y otra vez, se transformará en un hábito.

 

Y fíjate, esto se puede aplicar en todo ámbito. De hecho si nuestros hijos tienen una buena conducta o buena nota en el colegio, muchas veces, solemos darles algún premio o felicitarlos notoriamente para que ese disparador, se transforme en un hábito. Si han hecho bien la cama, han sido responsables, buenos amigos, en fin. Y las empresas lo hacen constantemente: si llegas a la meta de ventas, tu recompensa es algún bono o mayor porcentaje de comisión, algún viaje, entre otros.

 

Pero date cuenta que también esa forma de celebrarnos es parte de un hábito....lo que significa que es usual que se haga y una constante. Una celebración social se realiza todos los años en la misma fecha y más o menos se realizan las mismas actividades.

 

¿Y qué pasa con nuestros logros personales? ¿Cuántas de nuestras metas que a veces son difíciles, nos celebramos?

 

Acostumbramos a celebrar a los demás, pero no a nosotros mismos y esto definitivamente puede hacer una gran diferencia a la hora de cambiar nuestros hábitos para ser mejores. Por ejemplo: si no me gusta leer o no es un hábito que tenga incorporado pero que sé me va a beneficiar a la larga, puedo intentar leer 10 páginas al día y premiarme con un trozo de chocolate (si me gusta el chocolate), cada vez que llegue a esa meta. O puedo hacer una dinámica deportiva y premiarme cada día que llegue a terminarla o si bajo los 2 kilos que me propuse, hacerme un regalo a mí misma.

 

Celebrarnos es una manera natural y bastante simple de ayudarnos a formar nuevos hábitos, desde cuidar lo que pensamos y decimos; hasta objetivos más grandes como llegar al tamaño de empresa que me propuse ser a principio de año con mi emprendimiento. O comenzar con mi emprendimiento. O atreverme a viajar solo/a. Con esto comenzamos a recompensar lo que verdaderamente es importante para nosotros mismos. Y esto indudablemente repercute positivamente en los demás y en nuestro entorno.

 

Estos 3 motivos te darán una respuesta más "científica" para entender la importancia del acto de felicitarnos de alguna manera:

 

1.AL CEREBRO LE GUSTA EL PLACER

El cerebro recibe de muy buena manera todo aquello que le causa placer y le encanta sentirse bien. Cada vez que haces algo que te gusta, tu cerebro dice "esto me gusta y lo quiero más veces". Lo estamos educando a sentir esa sensación y por lo tanto, hará lo posible por volver a sentirla. 

 

Nuestro cerebro no cuenta en cantidad, sino en calidad. Esto significa que esa recompensa no tiene que ser necesariamente grande o costosa. Simplemente es significativa. Puede ser algo tan simple como tomar un buen café de aquel lugar que amas, escuchar una canción que te encanta o tomar un viaje! Todas son recompensas que tu cerebro amará. 

 

Eso sí, procura que el premio sea acorde al logro. No te vas a pegar un viaje 5 estrellas por leer 10 páginas de un libro, ¿no? pero sí me entiendes a lo que voy. Un paseo o caminata por un lugar bonito, salir a tomar algo con amigos, hacerte un regalo como una crema para la piel que ames, o un bolso, en fin. 

 

Al ir avanzando en tus logros, vas aumentando el nivel de regalos/premios también... siempre nuestro cerebro quiere más! y también da más.

 

2.AUMENTA TU AUTOESTIMA

Cada vez que te celebras, te sientes bien y eso indudablemente te da mayor seguridad! A todos nos gusta sentirnos bien y saber que hemos alcanzado un objetivo por nuestros medios. Con mayor o menor dificultad, siempre el avanzar nos da mayor seguridad para seguir adelante y la seguridad se transmite. Tus amigos, familia, clientes, lo pueden percibir y eso les gusta. Una persona con su autoestima alta y por lo tanto más feliz, atrae a más personas.