¿En qué momento cambió todo? Creo que estos 4 puntos me hicieron replantear mi forma de trabajar para producir dinero

October 7, 2019

 

 

Emprender está de moda.... todo el mundo habla de ser independiente, emprendedor; de empoderamiento, aprender a vender, libertad financiera, motivación (me incluyo J) mentalidad y un montón de conceptos que hace pocos años atrás no estaban en nuestro vocabulario... ni en nuestra mente!  

 

Sólo íbamos al colegio o a la universidad a aprender a trabajar para otros; alguien que nos diera un empleo “seguro”, hartos beneficios y quedarnos ahí, ojalá, hasta que jubiláramos. Ese era el plan... luego vino el de trabajar en varios lugares por corto tiempo para adquirir distintas experiencias y habilidades para ser un empleado mas competente y mejor pagado. 

 

¿Y en qué momento cambió todo? 

 

1) En el que comenzamos a darnos cuenta que esa fórmula para el éxito y la felicidad, ya no funcionaba del todo ni para todos. 

 

2) Comenzamos a tener exceso de profesionales capaces para el mismo numero de empleos.

 

3) La tecnología nos ha invadido con maravillosos descubrimientos!! Tantos y tan buenos, que cada vez reemplazan más el trabajo de los más y más profesionales…

 

4) Porque vimos que los jubilados no tienen júbilo, al momento que deben bajar su calidad de vida para poder sobrevivir... o seguir trabajando hasta que sus cuerpos no les respondan...

 

¿Alguien se siente identificado con esto? ¿Algún familiar o amigo que le haya pasado?

 

El caso es que cuando hablamos de emprender, para mí sí es el camino a la libertad. Pero eso no significa que es la “panacea” y no haya que trabajar o haya que trabajar menos. Hay que hacerlo y mucho! Pero sí nos puede conducir a nuestros sueños; a la vida que nos imaginamos y que queremos. 

 

Hasta ahora, vamos ok: ESTAMOS CONSCIENTES DE QUE ALGO HAY QUE HACER AL RESPECTO Y TOMAMOS LA DECISIÓN DE HACER UN CAMBIO. Ahora cómo emprender, cómo empezar, qué tipo de emprendimiento, con cuánto dinero iniciar, cómo usar las redes sociales a mi favor... eso es el segundo paso! Y claro que hay que evaluar cada tema pero no demasiado como para que se te pase la vida queriendo y nunca haciendo nada al respecto. Después uno se arrepiente!

 

Esta segunda parte es igual de importante que la primera (decisión), ya que no existe sin la anterior, y además, tenemos que hacer algo que no nos gusta….. que es pasar por encima del MIEDO. Como no nos enseñaron a emprender y a arriesgarnos, sino al contrario… “ve por todo lo más seguro”, nos cuesta una enormidad saltar! Y ¿sabes qué? Es como un salto al vacío con riesgo, pero sabiendo en la guatita (panza) que tenemos que hacerlo y queremos hacerlo.

 

Si has sentido esa sensación en tu corazón que no sabes lo que es, pero debes estar ahí…. Eso es un sí! Si sientes eso, salta! Luego se ven los detalles.

 

En esta “segunda parte”, debemos conocer lo que queremos hacer, identificar al segmento que vamos a llegar, hacer los sondeos o estudios pertinentes, fabricar el producto o servicio (muestras), costear cuánto será la inversión inicial y luego los costos fijos, mandar a hacer un sitio web, hacer un plan de redes sociales y un sinfín de detalles como despachos, caducidad de los productos, bodega, boletas, facturas, contabilidad, empleados… y un suma y sigue… que nos marea y aterra!